Tú que has escuchado acerca del reino de ELOHIM, tú que conoces sobre la obra de YESHUA en tu vida, tú que has sacrificado tus intereses por seguir a YESHUA, tú que has sido mal entendido juzgado, rechazado, y hasta lastimado por seguir a este camino te pregunto: ¿amas inalterablemente a YESHUA? Si tu respuesta es afirmativa, este mensaje es para ti: Tú estabas muerto espiritualmente e ibas hacia un castigo eterno; no había para ti esperanza alguna; ningún abogado espiritual, ningún mérito en este mundo antes bien tenías demasiadas deudas hacia ELOHIM que nada ni nadie podía pagarla.
No podías entender la existencia de ELOHIM tu creador por tu corazón endurecido; eras rechazado como un enfermo de lepra por aquellos que pertenecen celosamente al pueblo de Elohim. Sin saberlo, eras un enemigo de ELOHIM, tu destino era ser destruido en la eternidad. Si acaso buscabas a ELOHIM en lo profundo de tu corazón, eras considerado como un extraño en la ciudad de ELOHIM ajeno a los pactos, Un pecador incircunciso.

Eras parte de un pueblo sin herencia viviendo en multitud de pecados y delitos eternos. Pero esa confusión y debilidad, esa mancha y rechazo ha terminado. Antes de que fuera construido este mundo que ves y todas sus maravillas, tú ya estabas en la mente de ELOHIM. Él ya había pensado adoptarte en YESHUA para darte la herencia más esperada en todo el universo que es su presencia en la eternidad. Él tiene un lugar apartado para ti en los lugares celestiales junto a Él. Él dispuso a alguien en una situación específica para hacerte oír su mensaje y ser llevado al Madero para que todo en el cielo y en la tierra tuviera al menos una vaga idea de su inmensa sabiduría y misericordia y si estás seguro que crees en su poder y su amor aunque no entiendas todo de Él, tienes que saber que ha dejado en ti una prenda como garantía de su gran herencia en su reino, el Ruaj HaKodesh. Es ese poder en ti que produce el querer como el hacer; es eso que te hace permanecer en Él a pesar de los desafíos inherentes a tu llamado; es ese poder que produce el anhelo de ser purificado y desear una vida en amor, paz, paciencia, benignidad, bondad, templanza y fidelidad. Si todo esto está en ti, has vuelto a nacer y este mensaje es para ti. Así que ¿cuál es tu parte mientras peregrinas en este mundo? ¿cuál es el trabajo que ELOHIM te da ahora? ¿en qué debes ocuparte de hoy en adelante hasta tu redención final? Debes ocuparte en tu salvación con temor y temblor debes ser kadosh, o sea dedicado y consagrado para Él y sin mancha de pecado cual ofrenda agradable a Él.
Debes ocupar tu vida en ser un instrumento de exaltación en el escenario de tu vida para agradecer a tu único público, ELOHIM. Para demostrar en la tierra y en los lugares celestiales que tu vida exalta al ETERNO creador como si fueras Yob. Debes dedicar tu vida a desarrollar tu comunión con Él agradeciéndole y pidiéndole por otra alma como tu. Debes ocuparte en estudiar su palabra que es su voluntad y crecer en discernimiento y madurez espiritual para que nada ni nadie te robe tu herencia. En esto debes ser rápidamente un maestro y no quedarte con los rudimentos.

Debes recordar lo que Él hizo por ti y de dónde te saco para estar siempre agradecido y debes fijar tus ojos en YESHUA para estar siempre motivado y ser esforzado y valiente. Si decides trabajar o estudiar, debes hacerlo para honrar con tus bienes a tu Creador y Salvador, si decides servirlo de tiempo completo, buena obra deseas, busca todo lo que se requiere para hacerlo. Ahora perteneces a un equipo que tiene el mismo fin y propósito; que tiene la misma Esperanza; que buscan lo mismo. Trabaja con ellos con todas tus habilidades y dones sometiéndote a los líderes, soportando a los demás y sobrellano sus cargas, manteniendote unido con cuerdas poderosas de amor y paz. Busca el don que Él ha puesto en ti y desarrollalo hasta ser el mejor en mansedumbre y humildad. Recuerda que estamos construyendo un Mikdash espiritual invisible pero poderoso.
Ama a tus hermanos, a tu familia, a tu cónyuge, a tu madre, a tu padre sacrificando tus deseos por el bien de los demás justo como Él lo hizo contigo. Ahora pertenece también a un ejército. El ejército de ELOHIM y tus enemigos son invisibles pero los derrotaras con la verdad y la justicia de la Toráh. Enseñando también a otros está salvación y orando de más en más por el crecimiento de todos tus hermanos No olvides que hay shalóm. y amor de parte de ELOHIM para ti que amas inalterable mente a YESHUA.

A %d blogueros les gusta esto: