Muchas veces hemos escuchado con quien, y con quien no debemos de juntarnos o hacer amistad, con quien debemos relacionarnos y tener una relación cercana, y con quien no. Pero como somos personas «pensantes», siempre nos justificamos o justificamos a las personas que nos rodean diciendo: «El es malo, pero yo no soy como /el-ella/», «Hace cosas malas, pero es buena persona», «No por que /el-ella/ lo haga, yo también lo hago», e infinidad de cosas que decimos sabiendo que no es cierto.

La escritura dice 2 cor. 6:14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?.

Yo se que tu haz leído y escuchado esto, pero, ¿lo hemos aplicado en nuestras vidas?.

Sabemos que no debemos estar con X o Y persona, porque nuestros padre, hermanos, rohím o líderes espirituales nos lo han dicho, y como buen humano, no obedecemos y creemos que es porque no le cae bien o porque nos quieren afectar en nuestras amistades.

Pero he entendido algo: lo que no es de ELOHÍM, es del diablo; o es bueno, o malo; cielo o infierno; si o no.

Muy sencillo, o tocas el mouse (el ratón de tu compu) o no lo tocas, puede que estés casi tocandolo pero si no lo sietes en tu dedo, no lo estas tocando, puedes estar lejos o cerca, pero si no lo tocas, es un ¡NO!.

Así es con las amistades: si no te edifican, te destruyes; si no es para bien, es para mal; si no está con ELOHÍM, está con el diablo; y como dijo YESHÚA EL MASHÍAJ, en Matityah – Mt. 12:30 «El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama».

Es difícil entender esto y hacerlo, pero por eso no podemos estar bien con EL ABA ETERNO; nosotros queremos estar bien con El ETERNO y con los que nos rodean; pero, como nuestro «mundo» (en nuestra cabeza) es contaminado por nuestro «amigo», y entramos en su «mundo contaminado», y nos ensucia con todo lo que vive y hace; ¿cómo podemos estar bien nosotros?.

Al momento de estar con una persona que nos afecta, que nos distrae de lo bueno, y que aparta nuestra mente de YESHÚA, cuando queremos brillar, nos opacan; cuando queremos avanzar, nos detienes, por que está escrito: ¿andarán dos juntos, si no están de acuerdo?.

Hoy te invito a que escuches lo que EL ETERNO nos dice en su palabra, y lo que la gente que te ama te dice de tus compañías.

A %d blogueros les gusta esto: