Todas las naciones sin excepción se rigen por leyes establecidas en sus códigos civiles, que se obedezcan o no, es cuestión de la obediencia o rebeldía del hombre; sin embargo, son necesarias para poder vivir adecuadamente y con un orden.

   Todas las leyes de cualquier país tienen su base en la Toráh, lo reconozcan o no, que es en su conjunto la sabiduría del ETERNO, para regir el mundo y la creación , sus mandatos e instrucciones se basan en la justicia y misericordia que emanan de EL, al aplicar estas leyes deben considerarse estos dos aspectos, con solo justicia parecería dictadura, con solo misericordia tolerancia inadecuada, solo con ambos atributos la justicia es real.

   La justicia tiene como fin poner límites, castigar o reprender de manera que la transgresión no se vuelva a cometer. Pero es necesaria la misericordia porque  es la que da oportunidad al arrepentimiento del transgresor.

   La Toráh  es la instrucción general que fue dada desde el cielo a través de Moshéh , las mitzvot ( mandamientos) son todos los 613 mandamientos que hay en la Toráh, dentro de estos  están los mishpatim que son los mandamientos de carácter social, que regulan las relaciones entre los hombres,  los jukim que son mandamientos difíciles de entender por carecer de una explicación lógica, y los edot, que se refieren a ciertas marcas distintivas del pueblo de Yisrael como son la mezuzá, los tefilim, los tzitziyot.

   Si existe todo esto debidamente establecido, ¿ por qué es tan difícil al ser  humano y aún al pueblo de Yisrael cumplir con ello, y cada vez mostrar un comportamiento contrario al que El ETERNO nos pide?.

   La respuesta es que el hombre por naturaleza es rebelde, desobediente, egoísta, egocéntrico, orgulloso, etc, no tolera que nada ni nadie le imponga límites; y todo esto lo aprovecha el enemigo de nuestra alma para confundirnos, llenarnos de dudas y apartarnos del ETERNO,

   La palabra duda en hebreo es safek y tiene un valor numérico de 240, este mismo valor lo tiene la palabra Amalek , el enemigo eterno del pueblo de Yisrael ( Shemot/ Exodo 17:16) , se dice que el pueblo de Yisrael  estará en guerra con Amalek de generación en generación.

   Así que, siempre en todas las épocas habrá un Amalek tratándonos de confundir , hacer dudar y apartarnos del CREADOR, y aún esto representado por nuestra mala inclinación (yetser hara) , para llevarnos a la rebeldía y desobediencia al ETERNO y su Toráh,  siendo que la observancia de esta es lo único que nos lleva a vivir en armonía, Shalom, prosperidad, libertad y a alcanzar la salvación.

A %d blogueros les gusta esto: