“Me has enamorado con uno de tus ojos” (Shir Hashirim 4: 9)

 

El Pueblo de Israel es mandado a contribuir, cada uno, con medio shekel de plata para el Mikdash.

Moshéh lleva a cabo un censo en el que recuenta los medios shekel de plata donados por todos los hombres mayores de 20 años, lo recaudado por el censo será utilizado para las obras del Mishkán. Cuando Moshéh no vuelve en el momento esperado del Monte Sinaí, la gente hace un becerro de Oro y lo adora. Acerca de la entrega de la Toráh está escrito en Shir Hashirim 4: 9 “Me has enamorado con uno de tus ojos”

Explica el Midrash que un ojo estaba viendo la entrega de la Toráh y el otro estaba ya mirando el becerro de oro. El pecado del becerro de oro, esa transgresión tan grande, es comparado con una novia que engaña a su prometido. Moshéh desciende del monte cargando las Tablas del Testimonio (Lujot HaBrit); viendo a la gente bailar alrededor del becerro de oro, Moshéh rompe las Tablas, destruye el Becerro de Oro y manda a matar a los líderes de la revuelta contra ELOHÍM. Luego Moshéh vuelve con ELOHÍM y dice: “Si no los perdonas, bórrame de Tu libro que has escrito.”

Moshéh sube a la montaña una vez más, donde ELOHÍM reinscribe las segundas Tablas del testimonio. En la montaña. Con una luz radiante en el rostro de Moshéh regresa de la montaña, que debe cubrírselo con un velo, que se retira sólo cuando habla con ELOHÍM y para enseñarle la Toráh al pueblo de Yisrael.

Se enseñan las leyes de Pesaj, del primogénito, de los primeros frutos (HaBikurim), del Shabat, de Shavuot y de Sucot.

A %d blogueros les gusta esto: