“Y habló ADONAY a Moshéh diciendo: Pinjás, hijo de Elazar, hijo de Aharón el Kohén, revirtió mi furia…” (Bamidbar 25: 11).

“Y habló ADONAY a Moshéh diciendo: Pinjás, hijo de Elazar, hijo de Aharón el Kohén, revirtió mi furia de encima de los hijos de Yisrael, al celar mi celo… Por eso yo le daré como regalo Mi pacto de paz”. Pinjás cuida con gran celo el honor a ADONAY y ADONAY le da como regalo la paz, a él y a su simiente; les concede el pacto del Kehuná (sacerdocio) eterno.

CONFORME A TU ESFUERZO, ASÍ SERÁ LA RECOMPENSA

“He aquí que Yo le otorgo Mi alianza de paz” (Bamidbar 25: 12).
Esta Parasháh comienza con el elogio de ADONAY a Pinjás por su valiente y decidido acto de matar a Zimbrí y Cozbí (la princesa Midianita), quienes habían actuado en forma inmoral, por cuanto no actuó en su propio provecho, sino por amor a su Creador, y por demostrar a toda la congregación que debían actuar rápida y decididamente para sostener la ley. Mas adelante, se describe que las hijas de Tzelofjad reclaman a Moshéh su parte de la herencia en eretz Yisrael. Moshéh lo somete a la consideración de ADONAY. El dictamen final fue que si una persona no deja hijos, sus hijas tienen derecho a la herencia. Tzelofjad (de acuerdo a algunos fue el profanador de Shabat que recibió la pena de muerte en la Parasháh Shelaj) tenía 5 hijas y ningún hijo. Continua mencionando que Moshéh, al saber que estaba próximo el fin de sus días, manifestó preocupación por el bien del pueblo y solicito que fuera nombrado un sucesor suyo. Pregunto a ADONAY pensando que nombraría a sus hijos. Le respondió que Yehoshúa asumiría el liderazgo, debido a la dedicación y el esmero que demostró al ser el primero y el ultimo de salir de la casa de estudios, y al apego que tenia con Moshéh. Se realiza un nuevo censo y la Parasháh concluye con una detallada lista de ofrendas diarias, las ofrendas adicionales traídas en Shabat, Rosh Jodesh (principio del mes), y las festividades de Pesáj, Shavuot, Rosh Hashanáh, Yom HaKipurím, Sucot y Sheminí Atzeret. ELOHÍM le dio a Pinjás el “Pacto de Paz” e instaló a él y a sus descendientes en el Kehuná (sacerdocio) para siempre. En este punto Pinjás se convirtió en Kohen y eventualmente en Kohén Gadol. Pinjás vivió muchos años y es identificado con el Naví Eliyah que profetizó en el tiempo de los reyes judíos y subió al cielo en una carroza. Eliyah anunciará la llegada del Mashiaj, ¡que traerá la paz al mundo para siempre!. “¡Dejen de hacer de la casa de mi ÁBA una casa de mercancías!”, les dijo a los comerciantes. Al verlo, sus talmidím recordaron lo que siglos antes había escrito el salmista David: “El celo por tu casa me consumirá” (Yojanán 2:16, 17; Tehilím 69:9). En efecto, YESHÚA HAMASHÍAJ actuó así debido al celo que sentía por la casa de ADONAY. El celo se define como “interés ardiente y activo por una causa o persona”.

A %d blogueros les gusta esto: