“Y harán para Mí un Mishkan y habitaré dentro de ellos” (Shemot 25: 8).

El ETERNO pide que su pueblo haga una ofrenda para ÉL, todos los que tienen un corazón motivado para construir una morada (Mishkán) para el ETERNO.

En la cima del Monte Sinai, Moshéh recibe las instrucciones detalladas de cómo construir este Mishkan, de manera de que pueda ser fácilmente desmantelada, transportada y rearmada durante los viajes del pueblo de Yisrael por el desierto.

En el cuarto más interno del Mishkán estará el Arca (Aron HaKodésh ארון הקודש) conteniendo las Tablas del pacto (Lujot HaBrit); en la tapa del Arca habrá dos querubím tallados en oro puro.

En el cuarto exterior estará el candelero (Menoráh) de oro puro, todo batido, con base, con caño, calices botones y flores. Tendrá seis brazos, todo será de una sola pieza. En la superficie de cada brazo se encenderá  con aceite el fuego por el Kohén (Sacerdote).

En el Mishkán habrá un patio exterior, en el cual se halla principalmente altar, sobre el cual se elevan los korbanot de holocausto, también hay un lava manos para la limpieza de pies y manos que debían realizar los Kohaním antes de sus actividade.

En la parte más exterior se encuentran la Mesa del Pan de la Proposición, la Menoráh y el Altar Dorado para el incienso, y sólo pueden ingresar ahí los Kohaním.

Una vez al año, en el día de Yom HaKipurím, solo tendrá permiso de entrar el Kohen Gadol previo.

En esta parasháh se describen también los diversos utensilios necesarios para todas las actividades.

Esta parasháh nos muestra como debemos vivir nuestra vida en ADONAY y lo que conlleva darla, ya que nuestro Mishkán es YESHÚA HAMASHÍAJ debemos cumplir con sus ordenanzas para que EL habite en nosotros.

A %d blogueros les gusta esto: