“Y congregó Moshéh a toda la comunidad de Yisrael…” (Shemot 35:1)

Moshéh reunió al pueblo de Yisrael y les dijo sobre las órdenes de YHVH respecto a la observancia del Shabat: Trabajar seis días y el séptimo descansar, no encender fuego en Shabat.El pueblo dona los materiales requeridos en abundancia, trayendo oro, plata, cobre, lana teñida de colores azul, púrpura y rojo, pelo de cabra, lino, pieles de animales, madera, aceite de oliva, hierbas y piedras preciosas. Moshéh se ve forzado a pedirles que dejen de traer.

Se pidió de todos “terumot”, donaciones, acordes a la voluntad, posibilidades, motivación personal y circunstancias específicas de cada uno. En segundo término, se exigió por única vez “majatzit hashékel”, media moneda, que cada persona debió aportar obligatoriamente para la edificación del Mishkán. Los príncipes de cada tribu trajeron piedras de ónix y las demás piedras preciosas para engarzar el efod y el pectoral, de la vestimenta del Kohén Gadol.

Moshéh informó que YHVH había designado a Betzalel, de la tribu de Yehudá, como supervisor de la construcción, dado su gran sabiduría y experiencia.  Su ayudante fue Oholiav, de la tribu de Dan, quien tenía habilidad para realizar obras de arte, grabados y tejidos. Betzalel y Oholiav informaron a Moshéh que la cantidad de aportes del pueblo eran suficientes y que traían más de lo necesario. El Mishkán es completado junto a todos sus componentes y traído frente a Moshéh, quien lo erige y unge con Aceite de Unción.

Moshéh inicia a Aharón junto a sus cuatro hijos como Kohaním. Una nube aparece sobre el Mishkán, significando que la Presencia Divina vino a morar dentro de él. «Como todo lo que ordenó ELOHÍM a Moshéh hicieron los hijos de Yisrael, todo el trabajo. Vió Moshéh toda la obra y he aquí que la hicieron como lo ordenó ELOHÍM, y los bendijo Moshéh» (Shemot 39:42-43).

A %d blogueros les gusta esto: