“Manda para ti espías y observarán la Tierra…” (Bamidbar 13: 2). 

En esta Parasháh nos encontramos con el tema de los espías que fueron enviados por el pueblo de Yisrael para explorar la tierra de Kenaan, antes de entrar a ella para conquistarla.
“¿Por qué el episodio de los espías (cuando hablaron mal de la tierra de Yisrael) está escrito inmediatamente después del episodio de Miriam?. Porque a Miriam le dio tzaraat por haber hablado de su hermano y estos malvados espías no aprendieron la lección.
Si los espías hubieran hablado mal de la Tierra de Yisrael sin haber visto lo que le paso a Miriam, no habrían sido tan severamente castigados, y no hubieran sido llamados “malvados”; se les llamo así porque vieron lo que le paso a Miriam y no aprendieron.
La persona que adquiere conocimientos por medio del sentido de la vista, al parecer también siente el conocimiento, ya que este penetra mas en su conciencia.
Esta es la fuerza de la percepción visual: hacer tangible el conocimiento, palparlo.
Cometer un pecado intencionalmente es algo grave; sin embargo, cometer ese mismo pecado después de haber visto el consecuente castigo constituye una indiscutible maldad.

“Finalmente, todo proviene del bien y terminará siendo bueno”.

Son entregadas las leyes de Menajot (korbanot de harina, vino y aceite). ELOHÍM instruye poner flecos (Tzit tzit) en las cuatro puntas de las vestimentas para recordar la observancia de las Mitzvot.
“Que los ojos de nuestro entendimiento miren siempre la vida y obra de YESHÚA HAMASHÍAJ”; cuando se observa al Maestro, la influencia es otra. Debemos vivir lo mas cerca posible de nuestro Rabí YESHÚA HAMSHÍAJ, ya que la influencia de estar constantemente en su presencia es mayor que solo ser lectores de las escrituras; si vivimos cerca de ÉL disfrutaremos de otra calidad de vida.

A %d blogueros les gusta esto: